La caída de Nairo puede ser más complicada de lo que parece

Deportes 04 de julio de 2020 Por Andrés Filippo Puche
El ciclista colombiano tendría comprometidos los ligamentos de su rodilla tras el accidente.
5eff83b6accd5

Nairo Quintana es noticia. El viernes pasado un carro lo tumbó cuando entrenaba por la vía a Moniquira, lo que le ocasionó varias lesiones que no son de consideración y por las que tendrá que suspender los entrenamientos durante, al menos, dos semanas.

Los médicos han sido claros: “Sobre las primeras horas de la tarde Nairo Quintana fue revisado por su médico personal y sometido a exámenes como radiografías, ecografía y resonancia magnética”, dice el comunicado.

Y agrega: “Afortunadamente comunicamos que no tiene ninguna fractura, pero sí politraumatismos en la rodilla derecha situación que lo conlleva a dos semanas de reposo total sugerida por el médico que lo evaluó”.

Se conoció que además de los raspones y el problema en el glúteo, el ciclista boyacense presenta un edema pequeño en el ligamento cruzado anterior y en el colateral medial, lesión, esta última, que le impide realizar con normalidad sus entrenamientos, por eso la decisión de que no haga sus prácticas normales.

De igual forma, advierten que la ‘incapacidad’ se podría extender una semana más, pero eso tampoco influirá en que Nairo pierda su condición. No lo es, porque el Tour arrancará el 29 de agosto, en ocho semanas, tiempo suficiente para recuperar la forma.

Las recomendaciones médicas para que no pierda su condición es que Quintana realice trabajos en el simulador, con el fin de que no pierda la capacidad aeróbica.

Newsletter